ENCE apuesta por la hibridación entre la biomasa y la termosolar con el acuerdo de compra de la planta solar de Puertollano

 


Termosolar 

 

 

19 de octubre de 2018.- ENCE apuesta decididamente por la hibridación de algunas termosolares con plantas de generación de energía renovable con biomasa. El acuerdo por el que ENCE adquirirá el 90% de la Termosolar de Puertollano a Iberdrola, permitirá convertir un activo renovable no gestionable —que sólo genera energía durante las horas con Sol— en gestionable, gracias a la capacidad de la biomasa de producir energía de manera programable, firme y estable, y en momentos de alta demanda.

Una planta termosolar sin acumulación por sales genera energía tan solo unas 1.500 horas al año, y con ineficiencia en el arranque y en el apagado de la planta, al principio y al final de las horas de sol. Con la instalación simplemente de una caldera de biomasa, la termosolar puede trabajar ininterrumpidamente cómo mínimo desde las 6 de la mañana hasta las 12 de la noche, que son las horas de máximo consumo de electricidad. Así, con la hibridación de la termosolar con biomasa se puede aumentar la generación en unas 3.800 horas/año de máxima demanda, y se convierte un activo renovable no gestionable en gestionable. Además, el coste de la mayor energía generada en estas horas sería de unos 65€ MWh, que es competitivo con el gas dado el precio del CO2.

Hay que destacar que la termosolar de Puertollano linda con la nueva planta de biomasa de 46 MW que ENCE está construyendo en dicha localidad, en los terrenos de la antigua Elcogás, que constituye un ejemplo de transición de un modelo de generación con combustibles fósiles a energía renovable, manteniendo empleo industrial de calidad y fomentando el empleo rural, gracias al aprovechamiento de la biomasa agroforestal como combustible del área cercana a la localidad manchega.

Además, ENCE resalta que existen importantes sinergias potenciales entre los dos complejos energéticos, dada su proximidad.

Con esta operación ENCE da su primer paso hacia la diversificación a otras tecnologías renovables y le permite a ENCE obtener una rentabilidad similar a la de sus plantas de generación con biomasa. Esta adquisición aportará a ENCE un EBITDA estable antes de sinergias de 18 millones de euros/año.

Con los altos precios del CO2 la generación eléctrica con biomasa compite con el gas, además crea y fija empleo rural, evita incendios, así como la quema incontrolada y altamente contaminante de rastrojos agrícola, y puede reemplazar parcialmente a las térmicas de carbón en el Sistema Eléctrico Nacional.