A finales de 2018, Ence adquirió a Iberdrola el 90% de la planta termosolar de 50 MW de Puertollano, Termollano, como primer paso en su estrategia de diversificación hacia otras potencias renovables. La planta, que puede alcanzar una producción neta anual de 68 GWh, es la única de la compañía que emplea esta tecnología para producir energía.

La potencia termosolar aprovecha la energía del sol, abundante en la meseta manchega, para generar electricidad. Mediante un sistema de placas que captan el calor, y con la ayuda de varias sustancias altamente sensibles al reaccionar con él, la planta consigue generar energía renovable y sostenible.

 

Biollano 50 MW, hibridación de la potencia termosolar y la generación con biomasa

La planta de Termollano está situada en las inmediaciones de la nueva planta de generación con biomasa de 50 MW que Ence está construyendo en la localidad, Biollano, y que entrará en funcionamiento a finales de 2019.

Esta nueva planta de generación con biomasa, que comenzará a operar al mismo tiempo que la de 46 MW que Ence está construyendo en Huelva, podrá producir 325 GWh de electricidad al año, y al igual que su gemela, empleará las más avanzadas tecnologías y sistemas para garantizar un permanente respeto por el medio ambiente.

La cercanía de la planta termosolar a la de Biollano permitirá a Ence convertir un activo renovable no gestionable —que sólo genera energía durante las horas con Sol— en gestionable, gracias a la capacidad de la biomasa de producir energía de manera programable, firme y estable, y en momentos de alta demanda.

Una planta termosolar sin acumulación por sales genera energía unas 1.500 horas al año. Con la instalación de una caldera de biomasa, la termosolar puede trabajar ininterrumpidamente como mínimo desde las 6 de la mañana hasta las 12 de la noche, que son las horas de máximo consumo de electricidad. Así, con la hibridación de la termosolar con la generación con biomasa, el complejo energético de Ence en Puertollano podrá aumentar la generación de electricidad renovable en unas 3.800 horas/año de máxima demanda.