Nuestra planta de Mérida tiene una capacidad instalada de 20 MW que le permiten alcanzar una producción anual de 160 millones de kWh/año.

Ha sido construida de acuerdo con las Mejores Técnicas Disponibles recomendadas por la UE para el transporte, almacenamiento y producción de energía con biomasa.

La planta ofrece un óptimo rendimiento medioambiental gracias a la apuesta por un ciclo con recalentamiento y la incorporación de un eficaz filtro de mangas para la captación de gases de combustión a la salida de la caldera, entre otras tecnologías.