En Ence somos pioneros en el aprovechamiento sostenible de la biomasa como fuente renovable de energía. Nuestras instalaciones de generación de energía renovable se abastecen con biomasa de diversa índole, toda ella de origen peninsular (España y Portugal).

Nuestra compañía ha desarrollado un know how específico que garantiza la sostenibilidad en el suministro de biomasa de origen agrícola a nuestras plantas independientes de energía, que incluye procedimientos y políticas altamente respetuosas con el entorno, los usos prioritarios de la biomasa y las buenas prácticas agrícolas.

En esta línea de compromiso con la sostenibilidad en el uso de la biomasa, en 2017 desarrollamos nuestro Decálogo para la Sostenibilidad de la Biomasa como Combustible, una iniciativa pionera en la empresa española puesta en marcha para garantizar una total sostenibilidad en la utilización de la biomasa y el cuidado del medio ambiente en su aprovechamiento como fuente de energía.

Con esta iniciativa, Ence se anticipó al futuro de la generación con biomasa y garantiza desde ese momento ante todos sus grupos de interés un uso sostenible de la biomasa y un permanente respeto por los recursos naturales. Para su elaboración, Ence se apoyó en los criterios necesarios para la sostenibilidad de la biomasa establecidos por algunas de las más importantes organizaciones ambientales de Europa.

 

Asset 8Decálogo para la Sostenibilidad de la Biomasa como Combustible

Nos situamos a la vanguardia de la nueva regulación

No obstante, y no conformes con anticiparnos al futuro de la sostenibilidad en la gestión de esta fuente renovable de energía, hemos querido adaptarnos de forma pionera a los requisitos de la Nueva Directiva (UE) 2018/2001 (REDII) de energías renovables, iniciando el proceso de certificación de toda la biomasa consumida en nuestras instalaciones.

La Directiva establece distintos criterios de cumplimiento para la biomasa:

  • Requisitos de Sostenibilidad.
  • Requisitos de Balance de masas.
  • Requisitos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Requisitos de eficiencia energética.

Para dar cumplimiento a los requisitos establecidos en REDII, Ence apuesta por la certificación conforme al sistema SURE (https://sure-system.org/en).

 

 

Certificación Sure de la Biomasa

1.

Requisitos de certificación

Como primer punto de recogida de biomasas agrícolas y forestales y punto de recolección de residuos y desechos, Ence habilita la posibilidad de una certificación grupal, bajo el alcance de su propio certificado, para aquellos productores de biomasa que voluntariamente quieran adherirse a ella. En estos casos Ence ejerce como entidad gestora del grupo conforme a lo establecido por el sistema Sure.

Los productores que voluntariamente desean adherirse a la certificación grupal de Ence lo manifiestan por escrito y lo formalizan mediante la firma de una autodeclaración anexa al contrato suscrito con Ence. Una vez formalizado el contrato, la biomasa de las procedencias indicadas en éste pueden ser consideradas por Ence como sostenibles a los efectos de lo establecido en REDII y el sistema Sure.

La certificación de grupo bajo el sistema Sure es aplicable exclusivamente a las siguientes figuras:

  • Agricultores de compras en pie (incluidos cargaderos de compra en pie).
  • Propietarios forestales de compras en pie (incluidos cargaderos de compra en pie).
  • Actividades o instalaciones industriales que generan residuos o desechos que son suministrados a Ence como biomasa.
2.

Derechos del adscrito a la certificación grupal

  1. Recibir la información del grupo sobre el proceso de certificación.
  2. Obtener, para las superficies incluidas en el proceso de certificación, un documento acreditativo individual, de la entidad de certificación o de Ence.
  3. Causar baja del grupo de forma voluntaria en el momento en que lo desee, previa notificación por escrito al responsable de Ence.
3.

Obligaciones del adscrito a la certificación del grupo

  1. Adherirse formalmente al grupo mediante la firma de la autodeclaración adjunta al contrato. La autodeclaración será actualizada, como mínimo, anualmente.
  2. Comprometerse a cumplir y cumplir con los requisitos del sistema Sure.
  3. Participar en la muestra de inspecciones internas.
  4. Participar en la muestra de inspecciones externas realizadas por la entidad de certificación.
  5. Implantar, dentro de los plazos acordados, las acciones correctivas que sean requeridas tanto por parte del gestor del grupo como por parte de la entidad de certificación.
4.

Criterios de no admisión, baja voluntaria o expulsión del grupo

No admisión

Ence se reserva el derecho de no admitir en el grupo a un solicitante por razones justificadas, por ejemplo (no exhaustivo):

  • Disponer de evidencias de incumplimiento por parte del solicitante de cualquiera de los requisitos de sostenibilidad establecidos por REDII o el sistema Sure.
  • Disponer de evidencias de incumplimientos por parte del solicitante que no se han corregido; por ejemplo, evidencias de incumplimientos detectados en auditorías o inspecciones realizadas.
  • El solicitante manifiesta no estar dispuesto a cumplir con cualesquiera de las obligaciones que le corresponden de las descritas en este procedimiento.

 

Baja voluntaria

En el caso de que un adscrito desee voluntariamente salir del grupo antes del fin de vigencia del contrato deberá notificarlo por escrito al responsable de suministros o compras en pie. La fecha de baja del grupo se hará efectiva en el día que el adscrito envíe la notificación a Ence.

 

Expulsión

Ence se reserva el derecho de expulsar del grupo a cualquiera de los adscritos que no cumplan los requisitos así como cualquiera de las acciones correctivas establecidas por el gestor del grupo o la entidad de certificación.

5.

Buenas prácticas

Buenas prácticas agrícolas

 

  1. Conservar o mejorar la estructura del suelo.
  2. Evitar, en la medida de lo posible, la compactación del suelo, especialmente teniendo en cuenta el tipo de suelo, la humedad del suelo y la presión del suelo causada por el equipo utilizado para la agricultura.
  3. Prevenir, en la medida de lo posible, la erosión del suelo, mediante un uso adaptado al lugar, en particular teniendo en cuenta la pendiente, las condiciones del agua y el viento y la cobertura del suelo.
  4. Mantener los elementos estructurales naturales de los campos, especialmente los setos, los árboles que crecen en medio de los campos, los márgenes de los campos y las terrazas de los campos, que son necesarios para proteger el suelo.
  5. Preservar o mantener la actividad biológica del suelo mediante la rotación apropiada de cultivos.
  6. Conservar el contenido de humus del suelo, en particular mediante un aporte suficiente de materia orgánica o mediante la reducción de la intensidad de la labranza.
  7. Adaptar la labranza del suelo al lugar, teniendo en cuenta las condiciones climáticas.
  8. Manipular y utilizar los químicos de manera responsable.
  9. Emplear lodos como fertilizante sólo en los casos permitidos (permiso administrativo).
  10. Llevar a cabo un manejo integral de plagas.
  11. Proteger los recursos hídricos, tanto superficiales como subterráneos.
  12. Hacer un uso responsable del agua.

 

Buenas prácticas forestales

  1. No dañar el suelo con la maquinaria en uso.
  2. Conservar los nutrientes del suelo, la materia orgánica y la estructura del suelo.
  3. No emplear la fertilización para aumentar el rendimiento.
  4. Emplear productos fitosanitarios solo como último recurso.
  5. Proteger los recursos de agua subterránea.
  6. Gestionar de forma sostenible los recursos hídricos

Certificados Sure de las Plantas Independientes de Energía de Ence