El proceso productivo de las biofábricas de Ence se basa en la utilización de materias primas naturales, renovables y autóctonas, respetuoso con el medio ambiente y que cumple holgadamente las normas ambientales europeas más estrictas.

En este proceso se genera la energía necesaria para la producción de la celulosa con la que se fabrican productos reciclables que contribuyen al desarrollo de la economía circular, basada en la máxima reutilización de los recursos para cuidar el entorno natural.

 

Descortezado y astillado
Nuestras biofábricas trabajan con madera de eucalipto cultivada en plantaciones certificadas de Galicia y Asturias y gestionadas de forma sostenible y responsable. Tras la llegada de los troncos de madera a la biofábrica, se extrae su corteza y se astillan para facilitar su cocción y posterior obtención de la celulosa.

 

Cocción
La corteza y los residuos forestales son usados como biocombustible para generar energía en forma de vapor con el que se cuecen las astillas en grandes recipientes llamados digestores, en un licor compuesto por varios elementos que ayudan a separar las fibras de celulosa de la lignina, otro componente principal de la madera.

 

Generación de energía renovable
El licor de cocción se recupera y es reutilizado en el proceso. La lignina, que constituye un excelente biocombustible renovable y natural, se utiliza también para generar más energía que alimenta el proceso de fabricación de la celulosa.

 

Lavado y blanqueo
Las fibras de celulosa resultantes se lavan con agua para eliminar impurezas y restos de lignina. La pasta se blanquea mediante un totalmente respetuoso con el medioambiente.

 

Secado
La celulosa se seca, se corta y se embala, todo eso aprovechando el vapor y la energía eléctrica producida en el mismo proceso de biofábrica.

 

Exportación
La celulosa ya estará lista para su comercialización con el prestigioso sello de calidad de ambiental Nordic Swan de los países escandinavos, y la energía eléctrica que sobra del proceso irá al sistema eléctrico que abastece nuestros hogares.

 

Alrededor del 95% de la celulosa que produce Ence se destina a la exportación, principalmente a países del Norte de Europa.